sábado, 11 de enero de 2014

"Tenemos varios candidatos a presidente”, dijo Edgardo Depetri

Por Werner Pertot. Edgardo Depetri está convencido de que el establishment ya tiene sus candidatos: “Su preferido es Sergio Massa, Macri es el muletto”, afirma. De vacaciones en Córdoba, el diputado del Frente para la Victoria se hace un tiempo para atender a Página/12 y dar su visión sobre el futuro del kirchnerismo y los posibles sucesores de Cristina Kirchner. Acerca de Daniel Scioli, advierte que “expresa un tiempo de acuerdo con las corporaciones y cree que puede consolidarse este modelo sin profundizarlo”.

–¿Quién puede ser el sucesor de CFK?

–Varios se anotan en la carrera. El que quiera ser en nombre del kirchnerismo debe resolver su candidatura con la jefa del movimiento nacional y popular. Lo más sano y necesario en este tiempo es que Cristina, como síntesis del proyecto nacional, nos plantee un candidato unificado. Y si no, debemos resolverlo en internas abiertas.

–¿La interna se resuelve dentro del PJ?

–La interna dentro del PJ o del radicalismo o del socialismo u otros espacios de centroderecha se resuelven en función de la estrategia de confrontación que tiene el poder económico, conducido por Magnetto y expresado en su versión productiva por la Mesa de Enlace y los sectores industriales exportadores, de la mano del Grupo Techint y las empresas multinacionales. Estos son los que van a incidir en los candidatos a enfrentar a Néstor Kirchner –como identidad política– y a CFK como síntesis de este nuevo movimiento.

–¿Estos sectores pueden ubicar un candidato dentro de la interna K?

–El poder ya tiene un candidato muy firme: su preferido es Sergio Massa. El candidato muletto es Mauricio Macri. En tercer lugar está Hermes Binner. Antes que Massa, quisieron tener un candidato que también les resultaba potable, que era Daniel Scioli. Creyeron que Scioli rompía y que iba a expresar a los sectores económicos devaluadores y ajustadores. Pero Scioli se quedó de este lado y es parte de la discusión del Frente para la Victoria. Ahora, el poder quisiera que todos los candidatos de 2015 representen sus intereses.

–¿Qué características tiene Scioli que lo hacen atractivo al establishment?

–Scioli expresa un tiempo de acuerdo con las corporaciones y cree que puede consolidarse este modelo sin profundizarlo y sin enfrentar a los sectores de poder, llámense Mendiguren y Méndez, llámese Magnetto. Ese camino que Scioli expresa lo diferencia de un candidato más identificado con la construcción del kirchnerismo, que ha sido de ruptura y de confrontar con aquellas corporaciones, que fueron responsables del golpe del ’76, que hicieron caer a Raúl Alfonsín y luego se asociaron con el menemismo. El de Scioli es un planteo que cree en ese acuerdo con este poder, y el poder económico lo ve como posible.

–¿Cuál es el candidato que puede enfrentar a Scioli en una interna? ¿Capitanich? ¿Urribarri?

–El candidato nuestro es el que ponga Cristina. Tenemos que construir kirchnerismo puro, duro y al palo. El kirchnerismo es hoy lo que era el peronismo en 1945. Y es síntesis de resistencia al modelo neoliberal, con la juventud irrumpiendo en la política.

–¿Axel Kicillof puede ser candidato a presidente?

–Por supuesto que puede ser. Ninguna duda. También puede ser Coqui, el Pato Urribarri o Zannini. Tenemos varios candidatos con una reconocida formación política y tenemos a la conductora de este movimiento nacional. El que la reemplace tiene que ser síntesis de esta construcción y no una aparateada de alguien que crea que tiene más que los demás, porque nadie tiene más que Cristina.

–¿Qué lectura hace de las insubordinaciones policiales?

–Fueron actos de sedición en contra de la Constitución y la democracia. La Justicia debería declarar nulos los acuerdos salariales que se hicieron, utilizando las armas que les dio el pueblo para negociaciones sectoriales. Son aumentos manchados con sangre. Hay que iniciar una profunda reforma de la policía y terminar con la convivencia de muchos gobernadores e intendentes con esa corporación, que está de espaldas a la sociedad.

–¿Qué evaluación hace sobre la designación de Milani como jefe del Ejército?

–Tengo un gran respeto por el CELS, por Horacio Verbitsky y por su compromiso con las causas populares, pero confío en la Presidenta y en el ministro de Defensa. El Gobierno resolverá como ha hecho con otros funcionarios, cuando estuvo en riesgo su buen nombre, honor y su conducta. Eso se debe definir en sede judicial.

–¿Cómo ve las denuncias de opositores sobre un “vacío de poder”?

–Es una estrategia más electoral. Quien conduce la oposición es el Grupo Clarín, que tiene que adaptarse a la ley como dicen el Congreso y la Corte Suprema. La Presidenta está en el ejercicio del poder.

Fuente Página 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada